CASA EVARISTA  “Cuando lo sencillo se vuelve sublime”

Asturias – Granda Siero – Julio de 2019.

Siempre es fantástico disfrutar de la compañía de un hermano, y últimamente lo disfruto de forma habitual.

Al fin mi hermanito empieza a ver la luz. La suerte que siempre había tenido un podo esquiva, le empieza a venir de cara y no es otra cosa que… ¡Al fin coge la vida por los cuernos! y esta dispuesto a apostar por él mismo. 

Esta dentro de mi decálogo de vida, “se egoísta, mira por tu propia felicidad para que en el camino puedas hacer feliz a todo el que te acompañe”, si eres feliz, es mas fácil hacer felices a los que te rodean.

Pues esto mismo esta pasando, que últimamente estamos más tiempo juntos que en los últimos años y que… bueno es mi hermano, la parte gastronómica la llevamos en la sangre!!!

Hoy decidimos tomarnos un día de ruta y gastronomía. Hemos decidido conducir un poco y parar a comer. 

“Recuerdo que un buen amigo me llevo a comer una vez a un restaurante donde todo estaba buenísimo”, le dije a mi hermano mientras nos metíamos por una serie de caminos no habituales para mi…

“Pero busca en Google el restaurante” me decía mi hermanito…

“¡No me acuerdo del nombre!!! Como lo voy buscar!!! Pero creo que se llegar…”

…Y como no “et voila”!!! Llegamos. Mi brújula gastronómica no falla cuando se trata de un buen restaurante. Ahora sí,  “Casa Evarista” entra en nuestro pequeño diario de a bordo gastronómico, GASTROPATA.

Entramos, nos dieron mesa para dos y nos traen la carta… pero como ya es un habitual… cuando nos preguntan que vamos a tomar…

“¿Qué comerías tú hoy?” Le preguntamos al camarero… que una vez más entre tantas otras, se llama “ALEX” jajajaja. (varios Alex de forma habitual se cruzan en mí día a día en los últimos años…).

Nos recomienda un par de cosas que tiene fuera de carta, a esas le añadimos inicialmente otro par de platos… y terminaríamos pidiendo un par de variedades de “JOSELITO” para redondear el banquete.

Pero vayamos por partes, hoy tenemos unos “Mejillones en escabeche caseros”. Grandes, buen genero. Ricos, muy ricos y barquillos… muchos barquillos, jajaja (El pan con mi hermano y conmigo en la mesa, muy pocas veces, por no decir ninguna, queda en la mesa!!!)

MEJILLONES EN ESCAVECHE

Terminamos con los mejillones y, un pequeño antojo que es casi habitual, “Calamares frescos” en “fingers” alargados y tiernos. Mi hermanito apenas había abierto boca y decía… “Que ricos, la verdad es que aquí se come muy bien”. Solo habíamos probado mejillones y calamares, y siempre que el producto es bueno es casi una garantía de que el plato sea mejor. Pero no quitemos mérito a una cocina que trata el producto con armonía y con pasión, así nos lo «retrasmite» Alex cada vez que se acerca por la mesa, y que nos va dando pinceladas de cómo trabajan.

Además hoy tenemos a un comentarista de lujo en la mesa de al lado, que como buen Asturiano, buen anfitrión y buen amigo de la casa como se le presumía, nos pone al día de como se ha levantado este negocio a base de trabajo, entrega y gusto por lo que hacen. Solo hay que ver que, para lo “escondido” que esta, según nos cuenta nuestro anfitrión, siempre esta lleno.

CALAMARES FRESCOS

Pero, aquí en este plato tan simple, es donde una vez más mi amor por la gastronomía descubre que lo bueno y lo sencillo no están reñidos, unos simples “Fritos de Merluza” rebozaditos… suaves… jugosos… completamente desespinados… «mantequilla de mar» podría llamarlos… SIN PALABRAS, BRAVO!!! Casi me levanto a aplaudir el plato. Un visto y no visto. No tengo más adjetivos gustativos, o así los estoy intentando transmitir, para poder describir lo sabrosos que estaban estos fritos. UFFF… hasta recordándolo empiezo a salivar.

FRITOS DE MERLUZA

 

Terminamos con los fritos (casi antes de que llegaran en la mesa!!! Jajaja) y aparece un “rollo de Bonito”,  ¿rollo?… una super albóndiga de bonito bañada en salsa… mi hermano casi lloraba, yo me estaba secando las lagrimas con la servilleta!!!  La felicidad es lo que tiene, a veces los momentos nos superan. Exageraciones a parte, el bonito estaba de 15 sobre 10, es uno de los platos típicos de este restaurante, y se lo tiene merecido, un fijo para quién lo visite.

ROLLO DE BONITO

 

Y como mi hermano y yo somos de comer poco… pues nos quedamos con algo de apetito. De repente sobrevolo por delante de nosotros un plato de chorizo que se iba hacia otra mesa gritando… TENEIS QUE PEDIRME!!! ME LLAMO JOSELITO!!! Y como mi hermano y yo somos dos personas que nos solidarizamos con lo que nos dicen, pues un poco de chorizo “Joselito”!!! Gracias Alex!!!

CHORIZO JOSELITO

Vaya pedazo de chorizo. Me encanta el chorizo!!! pero en ocasiones cuando comes solo chorizo y en cantidad, se te hace un poco pesado a la cuarta o quinta loncha que te llevas a la boca, este, pasaba por el paladar como si fuese melón. El símil es para describir lo suave que entraba. Pero… lo rico que estaba, ufff. Nos dejo tan buen sabor de boca que quisimos probar alguna variedad más de Joselito y, aparecieron los boquerones. 

“Boquerones Joselito” pues que decir de estos fantásticos especímenes… al igual que su primo el chorizo, sin palabras.

BOQUERONES JOSELITO

Pedimos postre, y aprendimos que para cortar un postre de milhojas y que no se desparrame, lo tienes que cortar de lado!!! Nunca te acostaras sin saber algo más. 

Una jornada de 10. Un restaurante escondido, “SIN COBERTURA EN LA SALA”, un trato exquisito, y unos platos sencillos y ES-PEC-TA-CU-LA-RES!!! Solo me queda dar las gracias por el trabajo bien hecho, un gusto comer en estos restaurantes que aman la gastronomía, y que por fortuna cada vez son más en nuestra tierra. Y siendo el país líder en el mundo en lo que a bares y restaurantes se refiere, la calidad tiene que ser una bandera.

 


CASA EVARISTA

Dirección: Camino El Campu, 36, 33187 Granda de Siero, Asturias 

Teléfono: 985 98 50 10

 

Deja un comentario